martes, 8 de diciembre de 2009

Santa Bárbara y su carretera

Desde que tuve mi carro, desde antes de tener carro, yo decía y soñaba que cuando lo tuviera iba a andar por todas partes, que podría ir a todos los lugares fuera de la ciudad que no estuvieran a más de tres horas, claro. Lo tuve y sí hicimos muchos viajes juntos y acompañados también pero luego por cuestiones de trabajo tal vez, deje de hacerlos tan seguidos.  Ahora ya no tenía la compañía acostumbrada pero debido al dolor que me causaba eso, ¿por qué no hacer uno para olvidar esa situación?

Éramos una amiga y yo, nada más, yo no tengo amigos. No sabíamos a dónde agarrar, a pesar de que ambas estudíamos turismo, ninguna de las dos sabe de lugares cerca de la ciudad ni lejos de la ciudad…  Consideramos ir al lago pero yo dije que no, después recordé el Castillo Bográn y Viejo Celilac… Santa Bárbara tenía que ser.

Como no sabíamos exactamente a qué lugar de Santa Bárbara íbamos cada vez que entrabamos a algun lugar parábamos o reducíamos la velocidad para ver si valía la pena parar. Primero paramos en un restaurante con mucho espacio y árboles alrededor, fue un poco incómodo porque se miraba caro y nosotros no teníamos intención de gastar tanto dinero en comida, dijimos que andabamos buscando hospedaje, cosa que era mentira..

La carretera es tan divertida, es cansado ir manejando pero es rico porque uno puedo parar donde quiera, retornar donde quiera… A propósito me quedé atrás de este carro porque iba muy lento con su pesada carga y era tan pequeño… y los hombres que iban ahí pensaron que era a ellos quien le tomábamos fotos y por eso sacaron sus celulares para tomarnos fotos también.

CIMG1188

Luego pasamos el desvío hacia Santa Bárbara y paramos en una pulpería muy bonita a la orilla de la carretera en un lugar llamado Rodeo nos dijo el señor… ahí al lado también habían pacaya, malanga, papayas vendidas por un chelito que por algún motivo (tal vez en ese lugar no hay muchas muchachas jovenes) no nos quitaba la vista de encima. Ahí nos pusimos a comer churros y fresco, yo me sentí como en aquella película de un grupo de amigas que andan en bicicleta en la carretera… se encuentran a un soldado de Vietman, una se pone bombas de agua adentro de la camisa porque quiere ser sexy, luego está la gordita cursi, y las otras dos…

Luego pasamos Trinidad y cuando íbamos pasando por Chinda pensé que sería bueno pasar a ver el lugar y como yo iba manejando el sólo pensar que sería bueno…

Esta es la iglesia de Chinda

CIMG1202

Y éste es el señor que nos encontramos ahí sentado, andaba todo sucio y estaba ahí sentado en las escaleras y hablaba mucho de los boleros, rancheras, de todo el tipo de música que tocaba con su banda de marimba. Mi amiga le preguntó : ‘¿Y regueton no tocan?’ y él ‘¿El qué?’. Quisiera ser como él y no saber siquiera qué es ese género maldito.

CIMG1193

Parte del pequeño parque frente a la iglesia, era pequeño de verdad, extrañamente pequeño.

CIMG1204

Se miraba un lugar increíblemente aburrido y silencioso, tal vez porque era domingo. Unas casas se miraban muy pobres y abandonadas, otras modernizadas con su cemento, lámina y pintada del azul de Tigo.

CIMG1195

Tal vez algunos no vivan aburridos, y vivan la vida loca…

CIMG1207

En la pulpería que paramos nos dijo el señor que Nuevo Celilac sí quedaba mucho más lejos (le pregunté por eso de Viejo Celilac y dijo que sólo de Nuevo Celilac sabía) decidimos que nos conformaríamos con ir a Santa Bárbara, Santa Bárbara. Ahí sí que había mucha gente, tiendas, carros y mucho pero mucho calor.

CIMG1214

Visitamos la iglesia. Entramos y todo, había algo de gente pero a mí siempre me da un poco de pena tomar fotos en lugares así, tal vez porque estuve en un colegio católico. Aunque después de este viaje, me decidí a tomar fotos sin que nada me de pena porque habían dos señoras ahí que estaban platicando tranquilamente y porque ahora desearía tener fotos de la pulpería, y de muchas otras cosas a las que no le tomo foto por pena de que a la gente le incomode.

CIMG1208

Luego pasamos por esta pequeña peatonal donde vendían frutas, juguetes como chinos y los típicos dulces de Santa Bárbara que tienen un nombre específico del que siempre me olvido.

CIMG1209

Después de esa calle llegamos al mercado que era como casi cualquier otro mercado, donde vendían ropa, zapatos, juguetes, cosas para cocina, verduras, frutas y los infaltables “¿qué se le ofrece tita?’’.

CIMG1213

Caminamos buscando un lugar donde comer comida típica de Santa Bárbara, preguntamos y nos enviaron a un lugar donde vendían pollo con arroz y ensalada… luego preguntamos otra vez y nos dijeron que la comida típica de ahí era la misma de San Pedro! Cosa que no es cierta..

Pero nos encontramos un taller donde estaban haciendo como una carreta o carrosa, no sé… algo así.

CIMG1216

Preguntamos otra vez por el Castillo Bográn y nadie sabía cómo llegar ahí exactamente, con la desesperación del calor (si se fijan bien, no hay ninguna foto en la que salga una tan sola nube)y de la comida típica que nunca encontramos, decidimos regresarnos para ir al balneario de aguas termales que habíamos pasado en la carreta cerca de Ilama. Ahí nos encontramos con unas señoras muy amables y simpáticas. También con un señor de Trinidad que nos dijo que fuéramos el fin de semana a ver la quema de Chimeneas Gigantes, que él nos daba su número, que lo llamáramos.

IMG_5890

Y así terminó nuestro viaje. Creo que la pasamos mejor en la carretera que en el municipio de Santa Bárbara en sí, tal vez si hubiéramos encontrado el Castillo Bográn… Cuando íbamos de regreso nos encontramos al amigo del chelito de la pulpería vendiendo pacayas en la carretera y nos dijo adiós con una gran sonrisa y cuando pasamos por la pulpería también el chelito nos dijo adiós con una gran sonrisa. La carretera y la gente de Santa Bárbara son lo mejor.

5 comentarios:

rakzo27 dijo...

ME encantó, lindo post el que te has volado niña!... y sip, la carretera a Santa Bárbara es de lo mas entretenido, y yo prefiero ir parando donde sea aunque me tarde en llegar a mi destino. Por cierto, para llegar al Castillo Bográn, era un poco lejitos y si tenias un 4x4 te saldría mucho mejor.

En el balneario Santa Lucia me la pasaba bárbaro cuando vivía en San José de Colinas. y Creo que los dulces que mencionaste eran las ¨conservas¨. Siempre que voy por allá, traigo una buena cantidad para regalar.

Bonita aventura te has dado Bessy, me encanta, y te envidio en este momento por que eh querido salir de la ciudad mas no he podido.

Ojalá pudiera ser participe en uno viaje de esos, ¿te parece Valle de Ángeles o Santa Lucia?

Un fuerte abrazo y que tengas muchos viajes interesantes, con cheveres anécdotas.

. dijo...

Jue.. 4x4 no andábamos, era un carrito ahí medio malo. Y fijate que no son conservas, tienen otro nombre esos dulces de colores,una vez hicimos una exposición de Santa Bárbara en mi trabajo y nos preguntaron el nombre y yo no sabía, los jueces nos lo tuvieron que decir...
Y sí, siempre he querido ir a Valle de Ángeles y Santa Lucía y Ojojona y en todos lados.

rakzo27 dijo...

Colacioneeeeeeees, así se llaman esas cosas....si no es así, me corto un pelo de la cabeza.... bueno yo voy a ir a San José de Colinas si no a finales de este mes sino pues a principios de año, mi hermana paso una semana por ahí y fue al Santa Lucia a bañar y dijo que la paso bárbaro, tu.

Ahí nos deletreamos luego Bessy, cuídate y un fuerte abrazo.

. dijo...

Si, si Oscar, colaciones es la cosa

Fabi Pina dijo...

Me encanto el post. =D Soy oficialmente seguidora!